Tuesday, July 3, 2012

Pringarse de vez en cuando


Hoy me pringo una vez más. Supongamos que a nuestra puerta acuden 100 personas y nos dicen que, dada la gente que no cobra un duro, deberíamos donar la mitad de nuestro sueldo para solidaridad.

No tengo nada en contra de ser caritativos y solidarios (benditas acciones), pero sí en que se presione a cualquier persona para que use su dinero bajo una coacción. Creo que cada uno es libre de dar lo que quiere.

Digo esto porque con el tema de la selección tengo entendido un par de cosas: Primero: el dinero que reciben de las primas es de capital privado. El fútbol mueve bastante pasta, eso lo sabemos todos. La otra es que muchos anónimos "solidarios" no sabrán que esos hachas del deporte, de su trabajo (osease trabajadores que han hecho bien lo que les tocaba) donaron buena parte de sus primas ganadas por los trofeos sin que nadie les dijese nada.

Además, durante el año, sin tocar campanas como otras muchísimas personas en este mundo demagógico, hacen obras de caridad importantes: por los pelos nos enteramos de que Puyol pagó el tratamiento de Miki, que Del Bosque cumple con una sociedad del síndrome de Down (su hijo Álvaro padece de ello), que Etoo se dedica a proyectos de desarrollo en su Nigeria natal...

Puede que me haya equivocado con algún dato, pero creo que se debe investigar antes de que los rumores adquieran el peligroso matiz de la falsa verdad.

Como siempre, y lo digo con humildad, puedo equivocarme y no me dirijo a nadie en particular, solamente expreso mi opinión y espero que la misma no signifique para nadie que obligo o incito a nadie.