Hanna - Crítica

La semana pasada me pasé del nuevo por el cine, lleno de curiosidad por ver la nueva película de Joe Wright, un director que últimamente despunta bastante. La historia gira en torno a una niña que ha sido criada por su padre en un bosque de Finlandia, sin conocer nada más que las lecciones que saca de una enciclopedia y cualquier técnica de caza y supervivencia que han hecho de ella una asesina de alto nivel con tan solo dieciséis años. Cierto día, Hanna confiesa a su padre que está lista para cumplir la misión. Empieza entonces la experiencia de la niña en el mundo exterior. Con esta premisa, llena del misterio del por qué de esta situación arranca un filme que no es de acción, sino más bien un thriller con algunos toques irónicos con respecto a la visión de la vida.


Debo admitir que sin ser perfecta, me ha gustado bastante. Es una película para saborear también después de salir de la sala. El reparto, para empezar, es genial. La joven Saoirse Ronan sigue forjándose una carrera adolescente de películas alejadas tonterías la mayoría de las veces. Dando en esta ocasión vida a un personaje que no es capaz de expresar sentimientos, y que muestra una gran dualidad entre la perplejidad que le supone descubrir el mundo más allá de los bosques al mismo tiempo que lleva a cabo sus objetivos sin temblarle el pulso. Eric Bana y Cate Blanchett están soberbios, el primero como padre de Hanna y la segunda como una despiadada espía con cara de ángel.


Conforme avanza la película, tenemos escenas de acción, bastante bien rodadas y con la música de The Chemical Brothers, aunque un poco mareantes. Y en los descansos de la aventura, las experiencias de la niña que se junta con una familia que va de viaje en una destartalada furgoneta. Éstos son momentos tremendamente interesantes para mí. Hanna se ha criado en el ambiente más duro y estricto mientras descubre el mundo con un matrimonio y dos hijos que son los más atípico y liberal que ella podría encontrarse. Las idas de olla de la hija mayor no tienen precio, mientras sus padres la apoyan en base a su libertad completa de actuación. Hanna en cambio está sujeta a una misión y no duda en seguirla cueste lo que cueste.

En fin, una buena historia, llena de pequeños detalles relacionados con los cuentos clásicos para dar pistas acerca de las intenciones de los personajes. No contaré más. Para pasar un rato entretenido, pues es una buena opción, no tanto como X-Men, pero da gusto ver algo de cine de autor y que no sea cansino.

7/10

Comments

Popular posts from this blog

Petición a la RAE

Las Cruzadas vistas por los árabes

Frases del cazador de corazón negro