Monday, May 17, 2010

Ronnie James Dio - Abuelo del Metal

Ayer, día 16 de Mayo de 2010 fallecía a causa de un cáncer de estómago el cantante y compositor Ronnie James Dio. No diré que fuese una persona ejemplar, pero tuvo un estilo, una voz inconfundible y unas letras tremendas. Hizo evolucionar la música metal a través de los grupos por los que pasó. Sesenta y siete años, mucha tralla encima y legiones de fans en las sombras.

Su vida es una cardiografía de la evolución musical. Nacido en 1942, vivió de pleno los históricos años de los Beatles y con gran influencia de éstos empezó la rama musical que conocemos hoy como heavy metal. El Rhythm & Blues fue una constante en su crecimiento y su paso por los jóvenes ELF, los maravillosos Rainbow y los eternos Black Sabbath hasta acabar con su propio grupo: DIO, que dieron a luz algunos de los temas más profundos de este cantante.

Son muchas cosas las que puedo decir y ninguna de ellas sale ordenada de mi mente. Para mí es un descubrimiento relativamente reciente. Es la conclusión inevitable de escuchar Queen, Genesis, E.L.O, The Doors, Supertramp, U2... Un paso más arriba en la fuerza de las notas y la, en ocasiones, brutalidad de las letras.

Me gustaría comentar estos días algunas de sus canciones. Por ahora, recordar esa que acababa con los siguientes versos:

You're Hungry for Heaven
Hungry for Heaven

Hungry for Heaven
But you need a little hell
Hungry for Heaven But you need a little hell

Ojalá haya encontrado ese Cielo, y el infierno lo haya dejado atrás. Hasta siempre Dio. Tu testamento musical nos queda en este planeta.

Otros abuelos del heavy como Alice Cooper y Ozzy Osbourne le deben mucho. Y los diversos géneros del metal actual no existirían en parte si no es por su obra.

In memoriam 1942 - 2010

PD: Si no lo digo reviento: Sí, era feo con avaricia, jajaja.

3 comments:

Marvhin said...

\m/ DIO FOREVER \m/

Alberto said...
This comment has been removed by the author.
Endovelico said...

Esa voz desgarradora y única siempre tendrá su sitio en los grandes del metal. Como decían los romanos, sit tibi terra levis (que la tierra te sea leve).